Antañón, antañona

Plural: antañones, antañonas

ADJETIVO (se usa también como sustantivo)

1._Definición: muy viejo. 

Muy antiguo. 

Antiquísimo. 

Hombre muy viejo. 

Mujer muy vieja. 

Persona o cosa muy vieja o antigua.

Ejemplos: “Madrid, centro geográfico de España, es también su capital gastronómica. Todas las cocinas y todos los productos del ámbito de la Península le son tributarios, además de poseer su cocina local. Los maragatos y los trajinantes de Aranda, el puerto seco de Castilla, antañón distribuidor de pescado, donde se hace el más exquisito ajo arriero, traían el «fresco» conservado entre nieve. El aderezo de limón era, después, un desinfectante. Célebre hace un siglo fué por sus besugos la pastelería de Ceferino, en la calle de León, donde eran vendidos a diez reales la pieza. (Pedro de Répide, 1936, España)”

Atravesaban una espesura de bosque maderable, antañónEl suelo no recibía ni un rayo de sol, porque las copas parasoladas se unían en lo alto. Olía a humedad, a abubilla y a piñas podridas. (Elena Soriano, 1951, España)”

Insolver ensolver. El primer verbo del titulo de este escrito es de uso frecuentísimo en la generalidad de los hablantes de este país. Se desconoce casi por completo la forma correcta ensolver y se emplea insolver, con todos sus modos, tiempos y personas: esa medicina es para insolver el tumor; ponte esto para que se insuelvaya está insuelto el abceso; se insolverá pronto la postema, etc. Y no se oye la forma académica ensolver que con ser de cuño antañón, no ha segado en nuestras sociedades herederas del Español. (Luis A. Moscoso Vega, 1972, Ecuador)”

El Salón del Prado todavía conservaba algo de su aire antañón¿Por qué se llamaba "salón" a lo que era un paseo cuajado de árboles y con una fuente monumental en su comedio? ¿Qué importa saberlo? Agarrémonos a una de las opiniones de los eruditos madrileñistas. En el paseo del Prado, desde tiempos remotos se reunía la buena sociedad de la villa y corte a lucir sus galas, a verse unos a otros v a chismorrear los unos de los otros. Los unos a pie y los otros en coche o a caballo. Y el paseo se transformaba en un salón cortesano, pues a veces acudían a él los reyes y su séquito. (Antonio Diaz-Cañabate, 1970, España)”

tu etás muy equivocada de la vida (así mimo), pero muy equivocada: yo rialmente lo que quiero e divestisme y dígole, no me voy a pasal la vida como una momia aquí metía en una tumba désas en que cerraban lo farallone y esa gente, que por fin e que yo no soy una antigua, y por mi madre santa te lo juro que no me queo vestía y sin bailal, qué va: primero vilgen, y entonse ella que me dise, tú, me dise así, moviendo su manito parriba y pabajo, de lo más picúa ella, díseme, tú te puede-dil-aonde-te-de-la-gana, que yo no te voy paral ni ponel freno: por finés que yo no soy tu madre, me oíte, me dice poniéndose su manito así al revés sobre la bemba de negra que tiene y gritándome en el mimo oído que por poco que me rompe el témpano, y dígole lo que pasa señora (sí sí de señoreo y to, que yo sé cúando botarme de fisna) e que uté no sabe vivil el momento y la vida se le hase dificilísima o séase que ya etá muy antañona pa compren-del-me, y me replica con su dalequedale: si tú te puedil cuando te de la rial gana, eta niña, que a mi no me impolta nada de nada de tu vida ni de lo que haga con lo que tiene entre la pierna que eso e asunto tuyo y del otro y no llevo papeleta en esa rifa, así que arranca pallá cuando quiera que paluego e talde, y dígole, digo, pero mijita que confundía, pero que confundía etás tú: quien te dijo, dígole, que el casnaval e un hombre, ademá bailal no e delito, dígole y me dise, bueno enún final yo no te tengo amarrá ni con pendón de cantidá y ya me miba subiendo con tanto insulto, casi con mi nueve punto, y le digo, dígole, nada ma que se vive una ve, miamiga, y hay que sabelo hasel que eso e también una siensia te enterate? y ella va y me dise, cucha cucha ahí tiene tu musiquita y tu bailoteo y tu revolvimiento: vete cuanto tú quiera, ahora, o-y-e-l-o bien, te va y no vuelve má, en eta casa tú no vuelva polque tevasencontlal la puelta trancá [...] (Guillermo Cabrera Infante, 1967, Cuba)”

Al fondo, había un armario de sacristía, cuya madera llamó la atención de Monsieur Jiug por el esplendor de sus nervaduras: "Sólido...Hermoso"Para que la solidez pudiera palparse, Sofía abrió el mueble, mostrando el grosor del batiente. Pero ahora estaba más interesado el forastero por los trajes viejos que colgaban de una varilla metálica: ropas que habían pertenecido a miembros de la familia materna, edificadora de la casa; al académico, al prelado, al alférez de navío, al magistrado; vestidos de abuelas, rasos desteñidos, levitas austeras, encajes de baile, muselinas verdecidas por el salitre, percales e indianas; disfraces de un día: de pastora, de echadora de cartas, de princesa incaica, de dama antañona. (Alejo Carpentier, 1962, Cuba)”

 ¡Esa tu eterna alegría!... quiera el Buen Angel... quiera el Buen Angel...- ¡Quiéralo siempre, mi santa tía antañona* ¿Pero qué ha de querer, que nunca lo dices? (Gabriel Miró, 1919-1926)”

Las remodelaciones de las calles, avenidas y casas en el casco urbano han modificado la arquitectura de la Lima antañonaLas concentraciones coloniales permanecen como relictos, se las halla en ciertas casas solariegas, iglesias, conventos. En el Cercado de Lima, el Palacio de Torre Tagle, la Casa de Aliaga, la Casa de la Perricholi o Quinta Presa. (Leónidas Castro Bastos, 1971, Perú)”; “La iglesita de Nuestra Señora del Carmen tiene antañona textura, pintada de intenso crema; la iglesita nos concita la atención, nos hace pensar en lo remoto, la adolescencia. El atrio de la iglesica, en la plazoletita, después de la misa, en cada diecisiés de julio, el excelentísimo Presidente de la República del Perú, don Augusto B. Leguía, saludó al pueblo, a los niños de los Barrios Altos. Don Augusto B. Leguía tendió su mano cariñosa a los niños, les dijo: - hola amiguitos, futuros ciudadanos-. (Leónidas Castro Bastos, 1971, Perú)”

Los subterráneos medievales son bodegas en la actualidad de propiedad particular, bien dispuestas las naves para amparar, en su invariable temperatura, filas de cubas de madera de roble u oblongas tinajas colmenareñas. Unas cubas están dedicadas a los periódicos que hubo en la localidad, cuyo nombre ostentan, y las vasijas de barro a los hombres ilustres que la antañona villa y hoy ciudad dio al mundo. No es mal monumento este de las tinajas en honor a los hombres, pues hombres y aliaras proceden del barro y en barro acaban. (Julio Escobar, 1965, España)”

En el viejo pueblecillo de Vera, próximo al territorio francés, entre jardines y con un lejano panorama de montañas que cierra el dulce valle del Bidasoa en el extremo norte de la Navarra, tiene Baroja su vasta casona de verano. Amplio vestíbulo, escalera, pequeñas habitaciones y saloncillos íntimos, gran biblioteca y gran salón; todo es claro, iluminado por anchas ventanas que miran al campo; todo tiene un prestigio de distinción antañona y amable, de elegancia exenta de rebuscamiento y ostentaciones, práctica como conviene a gente que trabaja, y noble como la estirpe espiritual de quienes la imprimieron a la casa y a sus cosas. Fuera la viña virgen enciende las paredes con sus rojizas hojas. (Pío Baroja, España)”.

Sinónimos y palabras relacionadas: vejestorio, carcamal, decrépito, antiguo, antiquísimo, vetusto, viejo, añejo.


2._Definición: muy anticuado. 

Persona de ideas o costumbres muy anticuadas. 

Pasado de moda. 

Propio de una época pasada.

Ejemplos: “Pensar que hay que casarse para tener hijos es propio de gente antañona”

Sinónimos: anticuado, trasnochado, arcaico, rancio.


Palabras enraizadas: antaño,  antañazo, anteantaño, año, hogañoogaño.


ETIMOLOGÍA

De antaño y el sufijo -on.

Ver antaño

Este es el significado de antañón y de antañona en el diccionario español

No hay comentarios:

Publicar un comentario