Zalamería

 Plural: zalamerías

SUSTANTIVO femenino

Definición: el exceso de adulación en palabras o acciones. 

Demostración de cariño afectada y empalagosa.

Gesto o manifestación de afecto exagerados, o empalagosos, y fingidos. 

Simpatía o amabilidad fingida e interesada.

Demostración de aprecio excesiva, falsa, y generalmente  interesada.

Se aplica a la astucia maliciosa con que alguno procura engañar a otro, afectando obsequio y cortesía. 

Manifestación de afecto exagerada, cargante o empalagosa.

Embuste, cortesía falsa, adulación demasiada. 

Demostración de cariño, de aprecio o de admiración,  exagerada o fingida, que a menudo se utiliza como estrategia para lograr algún fin pretendido. 

Adulación excesiva o exagerada que trata de halagar a alguien para ganarse sus favores o su confianza.

Muestra de cariño, predilección o simpatía exagerados, y a menudo empalagosos, normalmente empleados para engañar o embaucar.

Simpatía o servilismo excesivos y empalagosos. 

Expresión exagerada de cariño, simpatía o agradecimiento, que se emplea para lograr algún fin.

Ejemplos: "En seguida se te nota que lo tuyo es zalamería, porque de normal eres bastante antipática conmigo"; "Déjate de zalamerías, porque no te van a valer conmigo"; -"Déjate de zalamerías y dime lo que quieres"; "DIONISIO.- Permíteme. (Se lo desprende de la muñeca y le da alguna cuerda. Se lo lleva a la oreja.) No funciona. ROSA.- (Con triste sonrisa.) El mejor relojero no puede arreglar un reloj moribundo. DIONISIO.- ¡Lo volveré a poner tan sano como tú! (Se lo guarda.) ROSA.- Eso es una zalameríaDIONISIO.- No. ROSA.- Una mentira para animarme. DIONISIO.- No te miento.] ROSA.- ¿De veras me crees sana? DIONISIO.- De veras. (Ella lo mira por unos instantes, dudosa.) (Antonio Buero Vallejo, 1981, España)"; "Don Pepe y Concha de La Cáscara van a visitar a Doña Josefina, quien ese día cumple setenta y cuatro años. Don Pepe no ha variado su vivacidad y zalamería que vierte sobre Doña Josefina desde que la ve venir llevada de la mano por Luis Alfredo. El viejo y el joven se profesan a pesar de la reconciliación una gran antipatía que disimulan en nombre de los intereses y de la cultura. Para Luis Alfredo, el viejo sigue siendo la personificación de la inmoralidad y de la audacia; para Don Pepe, Luis Alfredo no es más que un pobre diablo sin fortuna y sin futuro político que se las da de intelectual y sarcástico. (Francisco Herrera Luque,  1985,  Venezuela)"; "Una bella mujer de grandes ojos se abanica al lado de Vicentico. Es su esposa Josefina, la hija de José Rafael Revenga, el áulico de Castro, el mismo que le endilgara a Gómez el sobrenombre de Capagatos. A pesar de su zalamería envolvente de serpentina, Gómez la recela como el caballo al tremedal. "Si la amistad no se hereda -pensaba el General- el odio y resentimiento florece y se multiplica en los hijos como lo hace el árbol con sus semillas. Si Josefina quiso a su padre no puede quererme a mí, y si no lo quiso, ¿por qué ha de quererme? (Francisco Herrera Luque,  1985,  Venezuela)"; "Sin embargo en la cuestión del amor nunca era tarde y eso que comprendía que ya no habría procreación ni hijos ¿y qué? ¡diga! no todas las mujeres iban buscando la caricia o la zalamería -él pensaba en Pilar- muchas sí ¡por qué no iba a negarlo! pero no todas, aunque dijera Pedrola que si a una mujer no la embebes la entraña lo más dentro y como Dios manda con todo el regostamiento que le puedes dar se te va con el primero que sabe hacerlo mejor que tú, pero yo no pienso lo mismo y algo me dice que habrá alguna dispuesta a formalizar la relación con quien le habla, lo que significa que él tenía entonces una razón, un motivo de alegría... usted no se lo va a creer pero llegaba a trabajar con más ahínco poniendo todo su esfuerzo en lo que hacía, el secreto usted lo conoce ahora, así que no iba a insistir, todo se deducía de un nombre y en la manera de pronunciarlo, para él estaba lleno de dulzura. (Gabriel García-Badell, 1975, España)"; "Aunque había nacido un 7 de abril, Cresto se empeñaba en festejar su cumpleaños el 3 de febrero, al mismo tiempo que Isabel. La víspera le compró en los alrededores de la Plaza Mayor una muñeca de paño con vestido de bailaora flamenca a la que impuso un amuleto relleno con micas de Jujuy, como los que fabricaba la madrina difunta. Esa noche, después de envolver el regalo con papel celofán, bajó ufano al comedor. Isabelita, oculta entre las cortinas, se le acercó por detrás y le tapó los ojos, con una zalamería que ya don José había olvidado. - ¿Quién soy? - ¡Hija querida! -se desprendió el viejo, volviéndose para darle un abrazo. (Tomás Eloy Martínez, 1989, Argentina)"; "A usted lo que le gustaría es estar por ahí, marcándose un chotis. Porque tiene usted planta de bailarina, se lo debe de decir todo el mundo. No le había visto tratar con tanta delicadeza a nadie, ni siquiera a la Bernarda. Las palabras eran pura zalamería, pero el tono y la expresión de su rostro eran sinceros. - Qué cosas más bonitas dice usted -murmuró con una voz rota, de no tener con quien hablar o nada que decir. - Ni la mitad de bonitas que usted, Jacinta. (Carlos Ruiz Zafón, 2001, España)"; "Sé que los maliciosos de turno y los envidiosos de guardia, proclives siempre a la sospecha y nunca a la presunción de inocencia, atribuirán el tono de este artículo y las opiniones vertidas en él a pelotillas, zalamería y vasallaje o, en el mejor de los casos, a gratitud por mi parte hacia quienes han tenido la gentileza (y, quizá, la perspicacia. ¡Ojalá sea así y sepa yo estar a la altura del encargo!) de confiarme la redacción, presentación y dirección del programa de libros Negro sobre blanco. (1997, España, -A propósito de la televisión pública-)"; Las féminas lucieron sus energías -pero no su inteligencia. Las "Utilísimas" se rasgaron los delantales y desplegaron silvestremente, en insólito horario, un muestrario de las contingencias de la televisión peruana: La exaltación de la zalamería como estrategia de comunicación, del autobombo como tarjeta de presentación, del remedo como creación, de la informalidad como libreto, del travestismo como opción sexual. (1997, Perú)"; "que dice el oficiante Nasakó cuando enciende la pólvora de su magia: ikún bayú sese bayú ikún, o sea, que el fuego de la pólvora siempre sigue la línea precisa de su reguero, lo cual traducen libremente en vernáculo con este refrán africano: "el perro, aunque tiene cuatro patas, sólo puede seguir un camino"En los ritos congos, lucumís y ararás de Cuba se oye esta salutación, proveniente de los musulmanes de Africa, donde está muy extendida: "Nsala maleku, maleku nsala". Esta frase no es sino la inicial del canto matutino que el almuédano, desde lo alto del alminar de la mezquita entona cada día al salir el sol, cuyo texto dice: El Salam alek aleikum el SalamEs la misma expresión árabe que aportó al lenguaje castellano el vocablo zalamelé y otros afines como zalama, zalamería, etc. (Fernando Ortiz, 1975, Cuba)".        Fuente:   CORPUS RAE

Sinónimos y palabras relacionadas: zalagarda, zalama, zalema, adulación, coba, halago, elogio, lisonja, arrumaco, carantoña, hipocresía, lagotería, rosca, peloteo, melindre, caroca, zorrocloco, mimo, agasajo, reverencia, artificio, falsedad, piropo, afectación.

Palabras enraizadas: zalamero, zalá, zalagarda, zalama, zalema, 

ETIMOLOGÍA

Ver zalamero


Inglés: flattery, fawning, sycophancy

Francés: flatterie

Portugués: mendacidade, palmadinhas 

Alemán:   Schmeichelei

Italiano: piaggeria, untuosita, salamelecco


Este es el significado de zalamería en el diccionario español

No hay comentarios:

Publicar un comentario